Desde lo medioambiental hasta lo social, no hay escases de problemas en El Salvador. Pero dado que el país dispone de limitados recursos financieros y tecnológicos, es virtualmente imposible solventarlos todos. La realidad es que el país posee los recursos y la capacidad para dar respuesta a un muy limitado número de problemas. Ante esto, el progreso salvadoreño pende del orden de prioridades que sus presentes y futuros funcionarios tengan. Por eso, es preocupante ver la poca atención que el tema agua tiene en la agenda política nacional. Una de las idiosincrasias que más caracteriza a los salvadoreños es el esperar a estar en un problema para buscar una solución.

¿Se repetirá este mal hábito con respecto al agua?

La pregunta no es retórica. El tema Agua en sus múltiples facetas, ya impacta a 1.6 millones salvadoreños, y si se continua por el camino actual, podría resultar en el éxodo masivo de ciudadanos en busca del vital líquido. Esto no va a ser como en las películas, no va a suceder en cuestión de horas. Sino que, durante años. Será un éxodo paulatino pero incesante. Ya estando en un escenario como ese, poco servirá el asignar culpas y las subsecuentes soluciones a medias que ha caracterizado al El Salvador en los últimos tiempos.

El tema agua, es un tema muy complejo que amerita discusión muy detallada lo más antes posible. En lo que sigue, se presenta un análisis del perfil hídrico salvadoreño y se concluye implorando para que el tema se instale en el ethos salvadoreño.

Perfil Hídrico Salvadoreño

El Río Lempa

Hablar de agua en El Salvador, es hablar del Río Lempa. El río nace entre montañas a 1500 metros sobre el nivel del mar en el Departamento de Chiquimula en Guatemala. El río ingresa a El Salvador al noreste del Departamento de Chalatenango y desemboca en la planicie costera del Océano Pacifico, entre San Vicente y Usulután. La cuenca trinacional del Río Lempa posee un área total de 17,790 km2 de los cuales, 10,082 km2 corresponden a El Salvador, 5,251 km2 a Honduras y 2,457 km2 a Guatemala. La longitud del cauce principal es de 422 km de los cuales 360.2 km corren dentro de territorio salvadoreño. Las centrales hidroeléctricas de Guayojo, Cerrón Grande, 5 de noviembre y la 15 de septiembre generan electricidad a partir del agua del Río Lempa.

Es decir, no solamente sirve para uso directo el agua del Lempa, sino que la economía salvadoreña depende de la electricidad generada por el agua del río. Concretamente, las luces en El Salvador del Mundo, los comedores en Berlín, las tiendas en Sesori, los restaurantes en Concepción de Ataco, los hospitales nacionales, los Ministerios y las Alcaldías todas(os) dependen de la electricidad que genera el Río Lempa. El Lempa y por ende El Salvador, dependen de lo que suceda en Guatemala y Honduras.

Sin embargo, en rara ocasión se habla de la importancia del río y de lo crucial que es para la estabilidad y desarrollo socioeconómico salvadoreño. Tampoco parece reconocerse lo susceptible que están los 6.3 millones de salvadoreños a lo que suceda en las montañas de Guatemala y Honduras.

Lluvia y consumo de agua por sector

Según la ‘Estrategia Nacional de Recursos Hídricos 2013’, cada año, en promedio caen 1,848 milímetros de lluvia en El Salvador. La distribución del agua a lo largo del año es desigual, y por ende, un problema que resalta la importancia de la eficiencia en el uso de esta. Según un estudio del 2005, el agua total consumida al año en El Salvador (2,118 millones de metros cúbicos) se distribuye de la siguiente manera:

            Para el 2050, se proyecta que el consumo de agua ascienda a 4,614 millones de metros cúbicos, con la siguiente distribución:

Fuente: Autor en base a datos de: Estrategia Nacional de Recursos Hídricos 2013.

Actualmente, la agricultura es responsable del 66% del consumo de agua nacional. Es preocupante saber que, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería, principalmente se riega por gravedad e inundación (en 90% de los sistemas de riego). Únicamente el 3% de los sistemas de riego utiliza el goteo. En otras palabras, la gran mayoría de agua que se ocupa en agricultura se pierde por evaporación.

Adicionalmente, los patrones de lluvia están cambiando en Centro América. La sequía del 2018 ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria de aproximadamente dos millones de personas en El Salvador, Guatemala y Honduras. La inseguridad hídrica tiene efectos directos sobre la seguridad alimentaria.

Consumo Humano de Agua

Según un reporte de la ONU, a partir de 2016 más de 600,000 personas en El Salvador están sin agua potable o servicios sanitarios. Adicionalmente, más de un millón de personas tiene acceso solamente a fuentes inadecuadas de agua, sin ninguna garantía sobre la cantidad o calidad de esta. Con respecto a la conexión al sistema de acueductos nacionales, hay una brecha entre las zonas rurales y urbanas. Menos del 60% de los hogares en las zonas rurales tiene conexión al sistema nacional de acueductos, en contraste con el 85% en las zonas urbanas. Gente sin conexión alguna sustraen agua de pozos artesanales, ríos, lagos o acumulan la lluvia. Mediciones realizadas por ANDA ya muestran un marcado descenso estacional (durante el verano) en los niveles de agua en arroyos y pozos a lo largo del país.

Sobre la calidad del agua disponible

            Durante la época seca, el MARN evalúa el agua superficial en 123 sitios de 55 ríos del país (Tabla 1). En 2011 no se encontró ningún sitio con calidad de agua excelente.

Tabla 1. El Salvador: Calidad de Agua en los Ríos, según el Índice de Calidad General de Agua 2011.
 Porcentaje de Sitios (%)Impacto en la Vida acuática
Excelente0Facilita
Buena12Facilita
Regular50Limita
Mala31Limita
Pésima7Imposibilita
Fuente: Estrategia Nacional de Recursos Hídricos 2013, Página 5.

Conclusión

Que no quepa la menor duda, El Salvador ya está en las primeras etapas de una crisis hídrica. Una de cada cuatro personas en el país tiene problemas con la cantidad o calidad de agua a su disposición. Quizás lo más preocupante del tema hídrico salvadoreño, es el hecho de que no se habla del tema. El orden de prioridades de los tomadores de decisión en El Salvador es función directa de la presión que la sociedad en general pueda ejercer. El llamado es para que el tema agua, en sus múltiples facetas,  se convierta en eje central del ethos salvadoreño. Cumplido esto, se puede proceder a buscar soluciones viables que se conformen a la realidad socioeconómica y política nacional.